info@arteentreamigos.es
+666 28 48 36

La magia de la música y la música de la magia

La magia de la música y la música de la magia

La música y la magia, dos artes que han llenado el fin de semana de Arte entre Amigos y con las que hemos conseguido ganarnos muchas sonrisas, gran recompensa a nuestro trabajo.
 
Los que me conocéis sabéis de mi unión con ambas disciplinas, y los que no podréis saber un poco más de mi en este post: pianista profesional y hace unos años también maga, ahora ya retirada de tan complicado y apasionante arte. La magia y la música, ambas relacionadas con las matemáticas y con el alma.

 
Blog Arte entre Amigos
La música tiene magia, sí. No puede tratarse simplemente de un fenómeno físico-armónico en el que por unas cuerdas golpeadas o una columna de aire vibrando se produce el sonido sin más. La música tiene magia. En el concierto del sábado algún peque lo dijo en voz alta: “¡es magia!”, le parecía mágico que justo cuando la batuta dejaba de moverse la pianista dejaba de tocar y, por tanto, el sonido de producirse. Pero más allá de esos efectos mágicos para los niños, para nosotros los intérpretes la magia se produce cuando, a través de nuestro trabajo, de nuestra interpretación, conseguimos llegar al alma de los que nos escuchan, sean pequeños o mayores. Caras de asombro y de alegría, momentos de silencio y de palmas, canciones y bailes, distintas reacciones muy contrastadas provocadas por la música.
 

 
Y por la tarde, el mismo sábado, vivimos la magia que procede del ilusionismo. Según la RAE “Arte de producir fenómenos que parecen contradecir los hechos naturales.”, según nosotros “arte de crear ilusión”. Recuerdo mis primeras actuaciones de magia de cerca, incluso alguna de magia escenario. La cara de ilusión y de sorpresa de los espectadores no tiene precio; también a través de esas ilusiones creadas llegas a su alma, les conmueves en algún sentido que les hace salir de la realidad lógica. Y en cada número puedes sentir su música, no sólo porque el mago se acompañe de alguna canción, sino porque cada juego tiene su ritmo y cada mago su movimiento, es la música que no suena pero que se siente, incluso la de la emoción que no se escucha pero se palpa. En principio la magia del sábado era para los niños, pero los mayores no se resistieron a meterse en ese mundo de la ilusión donde lo imposible ocurre delante de ti, fuera de toda lógica, y que te convence de que la magia realmente existe.
 

 
Orgullosos y contentos del trabajo del fin de semana. Y agradecidos porque contéis con nosotros para vuestros momentos especiales y por acudir a nuestros conciertos para disfrutar juntos de la música en directo. El próximo fin de semana serán unos amigos de Zaragoza los que disfruten de un concierto privado, y a finales de Mayo nos espera en Madrid un concierto de piano entre amigos.
 

María

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.